Cierre judicial, carpetazo al asunto?

La importancia de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, nos obliga a abrir este nuevo FORO, para que las alusiones, comentarios e intervenciones no hagan que se desvanezca todo lo expresado sobre la sentencia de la Audiencia Nacional.

Cierre judicial, carpetazo al asunto?

UNREAD_POSTpor rima » Sab Sep 20, 2008 12:04 am

:( INTERESANTE ANALISIS:

"Carpetazo judicial a cuatro años de falsedades sobre "El Egipcio", Al Qaeda y el 11-M"

La sentencia del Tribunal Supremo cierra el paso a la 'teoría de la conspiración internacional' alentada por el Ministerio del Interior y la Fiscalía, y propalada con entusiasmo por 'El País'.
La labor de propaganda realizada por éste periódico se analiza en éste artículo:

El 11-M se gestó aquí. La sentencia del Tribunal Supremo sobre los atentados cierra la puerta a las especulaciones que situaban el origen de la planificación directa de la matanza en una suerte de conspiración internacional, responsabilidad de Al Qaeda para castigar a España por el apoyo de Aznar a la Guerra de Irak, y con conexiones con otras células islamistas distribuidas por toda Europa.

La resolución subraya, sí, lo obvio: que la red de Osama bin Laden fue un referente para el grupo de El Chino y El Tunecino, pero destaca que «no aparece relación alguna de carácter jerárquico con otros grupos o con otros dirigentes de esa organización». De ahí, concluye que «la célula que operaba en Madrid, en la medida en que ha sido identificada, no depende jerárquicamente de otra» y puede considerarse una banda terrorista «independiente».

Es decir, que los «raterillos» de Lavapiés, como se refiere a ellos The Times, no tienen ningún vinculo comprobado con Al Qaeda, ni siquiera muy remoto, al contrario de lo que han alentado la Fiscalía y el Gobierno desde los atentados. Y desde aquel 11 de marzo de 2004, El País ha sido el órgano de propaganda que ha servido al Ministerio del Interior para mantener permanentemente, a partir de informaciones manipuladas o falsas, un estado de opinión proclive a asumir que Bin Laden tuvo una conexión directa con el 11-M, y a excluir cualquier otra hipótesis.

La resolución del Supremo está constreñida por los hechos que la Audiencia Nacional encontró probados tras el juicio, y éstos, a su vez, se encuentran muy condicionados por la instrucción del juez Juan del Olmo, en la que el interminable secreto de sumario no permitió participar a otra acusación que no fuese la pública, ni se dejó resquicio a líneas alternativas de investigación que la unívoca propuesta por la Policía.

Además, si algo deja claro la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid por la manipulación del informe sobre el ácido bórico es que los mandos policiales nombrados y premiados por el Gobierno supervisaban todos los informes que se incorporaban al sumario, llegando hasta donde hiciese falta para eliminar cualquier referencia que pudiese resultar molesta cuando se hiciese pública.

Pues bien: pese a todas esas circunstancias favorables, el resultado es el de un rotundo fracaso para las tesis oficiales recogidas en el sumario. La cúpula a la que Del Olmo atribuía la «planificación ideológica» del 11-M con la documentación que le proporcionaron los informes policiales no tenía «ninguna relación» con los atentados, según el Supremo. El Egipcio es inocente porque no hay nada contra él (y no por haber sido condenado en Italia), y Haski y Belhadj son miembros de células de Marruecos y Bélgica que no tenían nada que ver con la de Madrid.

Durante todo el proceso judicial, El País ha abusado de las fuentes oficiales, y viceversa, y ha publicado, con gran despliegue tipográfico, todas las informaciones que le filtraban desde Interior, obviando consciente y premeditadamente el mínimo examen crítico que exigiría el respeto a sus lectores. El panorama retrospectivo es desolador. Siempre a remolque, el diario de Prisa ha realizado un descomunal esfuerzo para ayudar al Gobierno a esconder las dudas que las exclusivas de EL MUNDO siguen haciendo planear sobre aspectos esenciales de la matanza: quién ideó el 11-M, qué estalló en los trenes y quién montó las bombas.

'El Egipcio', el mito necesario.
El País llevó a cabo una auténtica operación de marketing periodístico para vender a El Egipcio a la opinión pública como ese líder yihadista rodeado por un halo mítico que necesitaban la Fiscalía y el Gobierno para convencer al mundo de que fue Al Qaeda y nadie más quien decidió causar una matanza en España tres días antes de las elecciones generales, con las previsibles consecuencias políticas que traería consigo.

Primero se acuñó su culpabilidad, luego se le ligó a la cúpula de Al Qaeda, se le vinculó a los atentados y se le magnificó como estereotipo del crimen. La Audiencia Nacional lo absolvió y, ahora, el Supremo lo deja más claro, si cabe.

Ya cuando fue detenido, en junio de 2004, El País lo celebró presentando la noticia en portada a todo trapo, con un titular inusual, a una línea y cuatro columnas: «El 11-M fue un proyecto mío». En realidad, lo que la policía italiana había escuchado era «el hilo de Madrid fue mío». Luego, en el juicio, la realidad resultó ser un verdadero fastidio: los traductores españoles demostraron que ni siquiera eso.

Pero, hasta entonces, el periódico de Prisa ya le había atribuido el montaje de las bombas (24 de septiembre de 2004), lazos con Al Qaeda que luego no aparecieron por ninguna parte (12 de septiembre de 2004), un atentado inmediato en el metro de París del que nunca más se supo (10 de junio de 2004) e incluso conexiones nunca comprobadas con los atentados del 11-S (25 de octubre de 2004). Mentiras cocinadas por la Policía y servidas por la Fiscalía al juez y por El País a la opinión pública.

El periódico gubernamental alcanzó la cumbre del prejuicio y la sima de la ética periodística cuando intentó presentar la imagen externa del procesado durante el juicio como una prueba de su culpabilidad. El 27 de febrero de 2007, el artículo titulado La marca indeleble de El Egipcio habla de su cicatriz en la frente y su «porte innegable de ulema» para vincularlo con el 11-M.

Investigado hasta la extenuación, resultó que no hubo ni una mísera llamada entre El Egipcio y el resto de los acusados. Fue absuelto: todo un descalabro.

La obsesión: Al Qaeda.
La operación en torno a El Egipcio no fue sino la punta de lanza de una estrategia informativa destinada a convencer a la ciudadanía de que en el centro de la trama del 11-M se encontraba el mismísimo Osama bin Laden. Cuando todos los medios centraban su atención en investigar y publicar informaciones relacionadas con el proceso de paz, casi siempre muy comprometidas para el Gobierno, El País se dedicó a saludar con grandes espacios en portada las actuaciones policiales contra el terrorismo islamista, como Nova o la del comando Dixán. Otros dos grandes fiascos judiciales, que más parecen ahora como destinados a crear cortinas de humo.

El diario de Prisa fue siempre muy dócil con los informes policiales que utilizaban los términos Al Qaeda o Bin Laden para relacionarlos con el 11-M: nunca les dio menos de cuatro columnas. «La fecha del ataque del 11-M fue fijada el día siguiente de que Bin Laden amenazara a España», tituló el 5 de agosto de 2005, con el subtítulo «Al Qaeda sabía que las elecciones eran en marzo». La fiscal Olga Sánchez abrazó con furor esa tesis, rechazada por los tribunales por insostenible. Además de los ya señalados «lazos con la cúpula de Al Qaeda» que atribuyó a El Egipcio y El Tunecino, el 29 de septiembre de 2006 El País abría su portada con el titular, basado en un informe policial, «La autoría intelectual corresponde a la insurgencia iraquí y Al Qaeda». Ese mismo día, el resto de periódicos informaba, casualmente, de la huelga de hambre de De Juana Chaos y la rebaja de penas de la Fiscalía.

Incluso durante el juicio, el 6 de marzo de 2007, el periódico gubernamental insistía: «La Policía enmarca el 11-M en la estrategia diseñada por Al Qaeda para la guerra de Irak». Pues agua.

Qué estalló en los trenes.
Al lector que haya seguido sólo a través de El País las informaciones sobre los análisis de los explosivos le faltan piezas indispensables para comprender por qué la sentencia del Supremo no descarta «la utilización de otro tipo de dinamita» distinta a la oficial Goma 2 ECO en los focos de los trenes. Posiblemente, no comprendan por qué su periódico pasó de sostener que la dinamita se había contaminado en la fábrica a mantener que se mezclaron cartuchos de dos tipos distintos y, de ahí, a la teoría de las moléculas voladoras en el laboratorio de los Tedax.

La resolución del Supremo asume que pudieron mezclarse Goma 2 ECO y EC, pero no da una explicación razonable a la aparición de la nitroglicerina, que desde 1992 no forma parte de ninguna de las dos, pero sí del Titadyn.

En esta materia, El País ocultó sistemáticamente los datos que contravenían la versión más sumisa a los intereses del Gobierno y de su Fiscalía para mantener anestesiados a los sectores de la opinión pública más afectos, y evitar que se extendiesen las miradas críticas hacia la actuación de determinados mandos policiales en los días posteriores al atentado, y sus consecuencias políticas.

Siempre un paso por detrás de las exclusivas de EL MUNDO, al que acabó de convertir en el referente indispensable de las informaciones sobre la matanza, El País alcanzó aquí el frenesí de su tendencia a escribir al dictado del poder, sin contrastar nunca si la exclusiva que llegaba desde un teléfono oficial tenía o no alguna verosimilitud.

Esta labor de intoxicación comenzó el 14 de febrero de 2007, cuando los medios dieron cuenta del contenido del informe preliminar de la nueva pericia sobre los explosivos. Los análisis hallan elementos de Goma 2 ECO en todos los escenarios del 11-M, tituló El País. Falso. Lo relevante de aquel estudio era, precisamente, que en los análisis había aparecido un elemento que no forma parte de la Goma 2 ECO: el DNT.

El diario de Prisa esconde ese dato a sus lectores (lo cita de pasada) y miente cuando dice que sí es «componente de Goma 2 ECO». El debate suscitado por la difusión de la noticia a través de EL MUNDO forzó a El País a buscar una explicación.

Así, por ejemplo, el 23 de febrero, el periódico gubernamental presentaba un artículo cuya tesis principal era que «el dinitrotolueno no es un componente específico de la Goma 2 ECO pero, según la fábrica, los restos que aparecen en los explosivos intactos obedecen a una contaminación en sus tolvas [...]». Al menos en otras cuatro ocasiones sostuvo El País esta teoría descabellada. Cuando la Unión Española de Explosivos remitió un comunicado descartando esa posibilidad, el diario de Prisa decidió que lo mejor era no publicarlo.

La aparición del DNT tuvo como consecuencia la introducción en la escena informativa de la dinamita Goma 2 EC, que podría haber actuado como contaminante. Esa marca también se distribuía a Mina Conchita. Caída la teoría de la contaminación en fábrica, comenzó a elaborarse la de la mezcla indiscriminada de Goma 2 ECO y Goma 2 EC, que aparece publicada por primera vez el 3 de marzo de 2007.

Las tesis oficialistas encontraron su mayor inconveniente cuando EL MUNDO adelantó que los nuevos análisis habían detectado la presencia de la sustancia maldita: nitroglicerina. El golpe fue tan fuerte que El País tardó varios días en contárselo a sus lectores.

Para evitar que el certificado de la fábrica Maxam que acredita que la Goma 2 EC no contiene nitroglicerina desde 1992 fuese un problema, El País lo ocultó en el último párrafo de una noticia irrelevante.

Poco a poco, fue surgiendo desde instancias policiales la teoría de la «contaminación ambiental» en el laboratorio de los Tedax, aireada por el diario gubernamental. Cuando la química de esta unidad testificó que guardaba las muestras en «una habitación sin luz, con temperatura constante, en un armario metálico, dentro de una bolsa, dentro de la cual había una caja de cartón con bolsas de plástico que contenían sobres que, a su vez, contenían bolsas cerradas con cinta adhesiva con los vestigios», El País no lo publicó.

El diario de Prisa quiso rematar su trabajo de manipulación publicando el 29 de marzo de 2007 que la Goma 2 ECO recogida en Mina Conchita tras el 11-M ya tenía nitroglicerina. Ese mismo día, guardias civiles que hicieron esos análisis declararon en el juicio que ese dato era falso. ¿Qué hizo El País? No decir ni palabra.

Quién montó las bombas.
El País ha dado pábulo a los informes policiales (ergo, del Ministerio del Interior) que buscaban dar respuesta al interrogante que constituye que una célula integrada por delincuentes comunes pudiese disponer de 13 bombas («muy ingeniosas», como las describió el tedax Pedro) que estallaron con un alto grado de fiabilidad y toda su capacidad mortífera.

Algunas de las teorías elaboradas han sido delirantes. Ninguna como la que sitúa a Emilio Suárez Trashorras como el elemento que adiestró a los islamistas en el manejo de explosivos (12 de octubre de 2004). El diario de Prisa lo siguió intentando, atribuyendo indistintamente la autoría de los artefactos a El Chino (el 23 de agosto de 2005) y a El Egipcio (24 de septiembre de 2004). También situó su origen en un campamento fantasma en Jalalabad (Afganistán), el 27 de septiembre de 2006.

Todo para llenar a costa de su propia credibilidad un vacío que sigue ahí: los jueces no se creyeron nada, pero tampoco saben NADA. :(

fuente: belt y el Mundo
UNOS PASAN Y MIRAN, OTROS PASAN Y VEN
rima
Moderador
 
Mensajes: 1096
Registrado: Lun Nov 26, 2007 8:53 pm
Ubicación: madrid

Re: Cierre judicial, carpetazo al asunto?

UNREAD_POSTpor Cortijo » Sab Sep 20, 2008 9:18 am

Magnífica exposición, RIMA, me más sincera felicitación por ello.

Aquí queda expuesto un ejemplo de politización del periódico EL PAÍS, de tal manera que es imposible conocer la verdad leyendo simplemente ese periódico.

Por fortuna, todos los ciudadanos conocen lo que defiende EL PAÍS. Sus intereses dinerarios, a costa de la defensa a ultranza de las tesis del socialismo español. Cuando no consigue todo lo que desea, durante un breve período de tiempo, publica una serie de editoriales donde recuerda a los socialista que nunca está dispuesto a recibir de ellos un NO por respuesta.

En el caso de la masacre del 11 de marzo, la exposición que antecede reafirma una realidad de cómo se asume una teoría al cualquier precio. Para los periodistas que escriben en EL PAÍS, no hay que buscar la noticia. Hay que buscar y publicar lo que la dirección del periódico desea. Esa es la realidad de tal medio de comunicación.
La lucha del ciudadano contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido (Milan Kundera)
Avatar de Usuario
Cortijo
Site Admin
 
Mensajes: 5445
Registrado: Mié Nov 21, 2007 1:44 pm

Re: Cierre judicial, carpetazo al asunto?

UNREAD_POSTpor rima » Sab Sep 20, 2008 11:41 am

:? Amigo Cortijo, no me corresponde a mi el mérito, sino a una noticia encontrada en en la pagina web de "belt", y al trabajo de el periódico El Mundo, que durante bastante tiempo ha intentado poner en evidencia la manipulación a la que se ha prestado el periódico El Pais, para ocultar la informaciòn y para tratar de influir en los tribunales, y, en la opiniòn pública, con el fin de tener engañada a toda la sociedad, en relaciòn con la investigaciòn del 11M. Creo que con éxito, pues no ha habido escrupulo alguno en ese periódico, para mentir, ocultar y manipular la verdad, incluso para ocultar hechos. Como ese periòdico, se han comportado multitud de medios de comunicaciòn, que se dicen "afines" al PSOE, "afinidad" es el término sutìl, con el que justifican su corrupciòn informativa, pues en realidad constituyen el "brazo armado" de la propaganda politica de èse partido corrupto y amoral.
UNOS PASAN Y MIRAN, OTROS PASAN Y VEN
rima
Moderador
 
Mensajes: 1096
Registrado: Lun Nov 26, 2007 8:53 pm
Ubicación: madrid

Re: Cierre judicial, carpetazo al asunto?

UNREAD_POSTpor Asimov » Sab Sep 20, 2008 12:15 pm

Solo una pequeña corrección, si se me permite, PPsoe,"afinidad" es el término sutìl, con el que justifican su corrupciòn informativa, pues en realidad constituyen el "brazo armado" de la propaganda política de ese partido corrupto y amoral.

Recordad que yo soy apartidista, ( de ningún partido político) Están ahí solo en su beneficio, no en el de la sociedad

PPsoe Pasemos página al atentado, conseguimos lo que queríamos y a otra cosa. ¿Victimas? ¿que es eso? Lo único que les importa es el coche oficial y la pasta.

Queremos saber la verdad, PPsoe ¿quien ha sido?

PP: no fue al-Qaeda

psoe: no fueron los asesinos de la eta

PPsoe: ¿quien ha sido?

PP.NN.LL. NO VAMOS A PASAR PÁGINA, ¿QUIEN HA SIDO? QUEREMOS SABER LA VERDAD, CAIGA QUIEN CAIGA
Decidimos saber la verdad caiga quien caiga, No por que sea fácil... ...SINO PORQUE NO LO ES!!!
Avatar de Usuario
Asimov
 
Mensajes: 2125
Registrado: Jue Nov 22, 2007 10:54 pm

Re: Cierre judicial, carpetazo al asunto?

UNREAD_POSTpor iusticia » Mar Nov 11, 2014 1:03 am

Pues tampoco han sido los :alien: como dice Federico Losantos.
Ha sido la ELITE, esa elite Anuniana o Satanista como llaman otros, que domina el mundo y que tiene a todos pringaos.
Los grandes atentados son rituales de sangre de la ELITE. Una elite para la cual somos simplemente borregos que pueden sacrificar a su antojo. Esto no es nuevo, ha existido de toda la vida. Rituales de sangre para obtener poder de sus dioses.
Mientras tanto los políticos no son ni mas ni menos que títeres a los que esta elite maneja a su antojo.
Un fuerte abrazo
iusticia
 


Volver a La Sentencia del Tribunal Supremo

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado